•  

    En este post vamos a ver algunas enfermedades de tipo digestivo y como el cannabis puede ayudar a paliar los síntomas. Algunas de estas enfermedades son el “Síndrome de intestino irritable (SII)”, que se caracteriza por dolor abdominal y/ o distensión del abdomen; la  “Enfermedad de Chron”, que es una enfermedad intestinal crónica que afecta al revestimiento del tracto digestivo; “Enfermedad Celiaca (EC)” que es una enfermedad auto-inmune caracterizada por la inflamación crónica de la parte próxima al intestino delgado.


    Para la medicina actual las causas del SII y de la enfermedad de Crohn no están del todo claras y se intuye que pueden deberse a  diversos factores psicológicos, sensibilidad digestiva, factores genéticos y hormonales que de alguna manera influyen en la aparición de esta enfermedad. Se han desarrollado tratamientos pero no funcionan adecuadamente en la mayoría de los pacientes o dañan otras áreas del organismo. Los pacientes con EC no toleran una proteína llamada gluten, que se encuentra en los cereales (trigo, centeno, avena, cebada, etc). Al  ingerir alimentos que contienen gluten, su sistema inmune responde y se produce daño en la mucosa del intestino delgado.


    En el cerebro humano existen unos receptores  que forman parte del sistema endocannabinoide responsable del control del dolor, el apetito, la sensibilidad y otras emociones. Los humanos, dentro de nuestro tracto digestivo en línea directa con nuestro cerebro, también tenemos receptores cannabinoides cuya misión es captar las moléculas de CBD para evitar la inflamación de los tejidos. Se cree que las personas aquejadas por las enfermedades anteriormente mencionadas son el resultado de la deficiencia endocannabinoide clínica (CECD), un problema de salud debido al cual el individuo no produce suficientes cannabinoides o receptores cannabinoides, como resultado de problemas de desarrollo en el embarazo o durante los primeros meses de vida.


    La mayoría de  pacientes que han probado el cannabis dicen sentir menos dolencias y es que se ha investigado en laboratorios con ratones, que el aceite de CBD puede controlar los espasmos que interfieren en el dolor de dicha enfermedad, además de paliar los vómitos y la diarrea. Aunque bien es cierto que el consumo de cannabis en algunos pacientes crea efectos negativos como vómitos, náuseas o pancreatitis, dichos pacientes que no toleran el cannabis son un porcentaje muy reducido de la población.


    Por lo tanto estas enfermedades y las afecciones relacionadas muestran patrones clínicos, bioquímicos y fisiopatológicos comunes que sugieren una deficiencia endocannabinoide clínica subyacente que podría tratarse con el uso del cannabis.


    REFERENCIAS

    1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18404144
    2. http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1517/13543784.12.1.39
    3. https://www.massroots.com/news/digestive-diseases-treated-with-medical-cannabis
    4. https://www.ucm.es/psicobio/grupo-ucm-de-de-investigacion-en-cannabinoides