• Ahora que llega el buen tiempo es un buen momento para poner en marcha tu cultivo en exterior. Las semillas de cannabis autoflorecientes te permiten tener tu cosecha lista tan sólo dos meses después de la germinación y, además, tienen el tamaño perfecto si lo que buscas es un cultivo discreto en tu terraza o balcón.

     

    Las semillas autoflorecientes  surgieron en 2008 y su principal característica es que florecen en un espacio de tiempo menor y necesitan menos cuidados que las regulares o las feminizadas. Estas cualidades las convierten en las semillas de marihuana ideales para los cultivadores principiantes o que no quieren dedicar excesivos esfuerzos al cultivo.

     

    En un principio tenían ciertos déficits de calidad pero  estos se han ido solventando y la mayor parte de las autoflorecientes poco tienen que envidiar en cuestión de aromas, sabor o efectos a las feminizadas. Eso sí, en general se trata de plantas de menor tamaño lo que puede ser un inconveniente o una ventaja, según tus necesidades.

     

    Así, si tu cosecha tiene fines comerciales, lo más lógico es que te decidas por una semilla feminizada con gran capacidad productiva. Sin embargo, el tamaño más reducido de las autoforecientes las convierte en la elección perfecta para aquellas personas que buscan plantas discretas, que puedan pasar desapercibidas en su terraza, jardín o balcón, ya que no superan el metro de altura.

     

    Asimismo, ya sea en interior o en exterior, las semillas autoflorecientes son, en general, más sencillas para cultivar independientemente de las horas de luz que reciban, desarrollarán cogollos. Esto es especialmente importante en cultivos de interior ya que, como son las propias plantas quienes pasan de crecimiento a floración solas en interior no requieren cambiar el fotoperiodo.

     

    Las semillas autoflorecientes deben su característica rapidez a su herencia Ruderalis, una variedad originaria de zonas muy frías (Rusia y Siberia), que les permite realizar su ciclo completo y florecer independientemente del fotoperiodo en el que están creciendo. Sin embargo, cuantas más horas de sol reciba la planta, más producirá.

     

    Hoy en día existe un amplio abanico de versiones autoflorecientes, pero hemos seleccionado cuatro genéticas que destacan por su sabor, producción, efecto o rapidez. Estas variedades pertenecen a Dinafem Seeds, un banco de semillas que ofrece algunas de las semillas de marihuana autoflorecientes con mayor reconocimiento en el mercado internacional.

     

    Critical + 2.0 Auto

    La versión autofloreciente de la mítica Critical + 2.0 ha heredado el potente aroma a skunk con un punto de alcohol de la original. La Critical + 2.0 Auto destaca no sólo por su especial olor sino también por capacidad para producir abundantes cosechas de cogollos prietos, carnosos y anaranjados.

     

    Moby Dick Auto

    Moby Dick XXL Auto es una variedad que, como su nombre indica, desarrolla plantas de gran tamaño y gran producción, por lo que permite  disfrutar de las ventajas de las autoflorecientes sin renunciar a abundantes cosechas. Su aroma, a madera de pino con un toque índico dulce, es refinado e intenso.

     

    Haze XXL Auto

    Con un 17% de THC, Haze XXL Auto es una de las variedades de autoflorecientes más potentes del mercado. Se trata de una variedad sólo apta para los usuarios más valientes ya que su potente efecto psicoactivo puede ser demasiado fuerte para consumidores ocasionales. Esta espectacular planta combina el eufórico efecto que caracteriza a las variedades Haze de marihuana, con una buena producción de cogollos duros y muy prietos.

     

    Fruit Auto

    En apenas dos meses desde su germinación podrás disfrutar de los densos y resinosos cogollos de esta planta de pequeño tamaño, ideal para cultivos de interior en espacios reducidos, o para ese balcón, terraza o jardín donde no habías pensado nunca que podrías cultivar con discreción y rapidez. La Fruit Auto destaca, además, su perfume afrutado y dulce con agradables notas a frutos del bosque.