• Vamos a hablar de la caja para el curado del cannabis con tamiz de la marca Buddies. De entre las distintas posibilidades para curar la hierba (como tarros de cristal, fiambreras o cajas de madera), la madera siempre es la más recomendada por el refinado gusto que deja en los cogollos.

     

     

    La caja Buddies está diseñada de forma sencilla y elegante. Un tamiz separa la parte del curado de la hierba de un deposito inferior, de manera que no se desperdiciarán los tricomas que se desprenden con la manipulación de los cogollos. Su estructura está pensada para un acceso rápido diario, ambas partes (superior e inferior) se deslizan rápidamente con la mínima presión.


    El tamiz separa ambas partes de forma que los cogollos quedan suspendidos en el mismo y, cada vez que se añada nuevo material, quite o manipule, las resinas se van acumulando en el depósito inferior al igual que ocurre con un grinder polinizador. El micraje de la malla es tan fino que sólo deja pasar glándulas de resina puras, evitando el paso de materia vegetal.


    Unos imanes mantienen cerradas las tapaderas a la perfección. La caja se divide en tres partes: la tapa, la estructura que contiene el tamiz donde se depositan los cogollos, y la bandeja inferior, cubierta con un acrílico donde cae la resina cada vez que se manipulan la hierba.


    El acabado de la superficie de la cubierta de vidrio acrílico permite recoger las resinas con una simple tarjeta, como podría ser una tarjeta de crédito.

     

     


    La caja se presenta en tres medidas:


    - Pequeña: 155 x 105 x 70 mm


    - Mediana: 195 x 120 x 75 mm


    - Grande: 240 x 165 x 95 mm


    Una curiosidad sobre la caja Buddies: aunque no esté pensada para esto, llevando cuidado es posible hacer una extracción de pequeñas cantidades de resina en seco si van manicurando las plantas sobre el tamiz.