• Un esqueje o clon es un fragmento del tallo o rama de una planta que cortamos para hacerla enraizar y obtener una planta idéntica a la primera. Esta forma de reproducir o multiplicar una planta es asexual porque solo necesitamos un progenitor, que normalmente será una planta hembra a la que llamaremos planta madre. Si los esquejes los has adquirido y podemos tener dudas de su procedencia es importante darles un baño acaricida y fungicida antes de trasplantar.

     

    Material necesario para realizar esquejes:
    -Planta madre (para principiantes es mejor comenzar con indicas o variedades skunk)
    -Tijeras o bisturí 
    - Material aséptico y desinfectante (alcohol y guantes de látex)
    -Sustrato para enraizar (jiffy, tacos de lana de roca, tacos de propagación)
    -Productos que estimulen la aparición de raíces (https://thgrow.com/es/blog/productos/35-alternativas-al-clonex.html)
    - Lámparas de bajo consumo si el esquejado se realiza en interior

     

    Realización
    La planificación es fundamental porque debemos entender que la no planificación puede tener consecuencias no deseadas, por tanto debemos tener claro el por qué queremos clonar una planta, bien por su producción o rendimiento, resistencia, floración o aroma y sabor. Tenemos que identificar en la planta madre que características son las que queremos mantener y  nunca realizar la clonación al azar. Un ejemplo de planificación sería el siguiente: Imaginad que tenemos 4 plantas de una variedad especifica (Súper Skunk) pero no todas las plantas son iguales, ni sabemos como se van a comportar en el futuro, así que lo que haremos será coger un par de esquejes de cada una de estas 4 plantas antes de que florezca la planta y los guardaremos (dejarlos crecer sin llegar a florecer con una lámpara de luz suave a más de 18 horas) anotando a que planta pertenecen (planta 1 - esquejes 1Ay1B; Planta - 2 esquejes 2Cy2D…) Mientras, nuestras 4 plantas florecerán y será entonces cuando veremos cual de las 4 plantas es la ideal para clonar, ya que siendo todas de la misma variedad, una por su genética particular puede ser más débil, otra menos abundante, otra más proclive a plagas…etc.…y elegiremos la que cumpla nuestras expectativas, que si en este caso es la planta 3 tomaremos los esquejes 3Ey3F y el resto los desecharemos. Y las plantas 3Ey3F antes de florecer las multiplicaremos ahora sí las veces que queramos. Es cierto, que se pierde un poco más de tiempo, casi dos meses, pero nos aseguraremos que vamos a clonar las mejores genéticas y no que después reparemos en que hemos invertido tiempo y dinero en clonar plantas débiles o proclives a las plagas o al hermafroditismo. 

     

    El día anterior a la clonación es conveniente regar e hidratar abundantemente la planta. Al día siguiente lávate las manos y colócate unos guantes de látex y seguidamente desinfecta las tijeras o el bisturí que vayas a usar con el alcohol de farmacia. Lo mejor es sacar los esquejes cortando las ramas más jóvenes y de la parte más baja de la planta porque la probabilidad de éxito es mayor al tener mayor cantidad de hormonas enraizantes a esa altura. El corte lo realizaremos lo más limpio posible y es recomendable con el bisturí realizar unas pequeñas incisiones en la piel del tallo después de cortar, así cuando mojemos el tallo en la hormona, esta penetrará mejor.
    Una vez cortado el esqueje lo pondremos a remojo en agua durante un mínimo de 8 o 10 horas, lo sacaremos, le sacudiremos en agua e introduciremos 1 cm del tallo por su base en la hormona de enraizamiento (clonex), procurando aplicar una capa fina de producto, por este motivo recomendamos el uso de hormonas en gel ya que la cantidad que se adhiera será más ajustada.

     

    A continuación, realizaremos un corte en la propia lana de roca e introduciremos con suavidad el esqueje, envolviéndolo con la lana para evitar que la hormona se pierda que es lo que ocurre cuando clavamos el esqueje como si fuese un palo. La lana de roca como sustrato es la mejor opción porque es estéril y evitaremos la contaminación de la tierra, la aparición de bichos etc. 

     

    Un esqueje hasta que desarrolle las raíces puede necesitar entre 3 y 15 días y precisa de unas condiciones de entorno especiales, mucha humedad (cerca del 90%), una luz continua suave tipo lámpara cfl, leds o lámparas de halogenuros metálicos (hm) de baja potencia y una temperatura entre 19º y 25º, por este motivo recomendamos el uso de propagadores. Estos tres parámetros son esenciales para la supervivencia. Mientras el esqueje carece de raíces ha de ser alimentado foliarmente un par de veces al día realizando pulverizaciones sobre sus hojas con abono foliar como por ejemplo: algamic. Si durante este proceso observamos deshidratación o que las hojas se secan, podemos cortar las puntitas de las hojas.

     

    Cuando aparezca la raíz trataremos nuestro clon como una planta normal, regándola, abonando y cultivando como tal.